27 oct. 2010

Kuzguners Capítulo 4

Cuando nos prohíben algo es cuando más lo deseamos.
CAPÍTULO 4 – EL DIARIO DE ARTEMISA
"Día 5
Ya han pasado 5 días desde nuestro nacimiento. El señor Kenzo, nuestro padre, nos ha entrenado pada poder sobrevivir cuando él no esté entre nosotros, también nos ha enseñado algunos fundamentos básicos sobre el Kuzgún, como que se alimenta del miedo, es decir, si ni no eres capaz de vencer tus miedos, te devora desde dentro hasta matarte.

Día 20
Todavía recuerdo nuestro nacimiento, yo fui la tercera, al abrir los ojos él estaba ahí. El señor Kenzo me miró con ternura, me extendió la mano y me dio un nombre, Artemisa, como la diosa virgen de la caza de la mitología griega. Alargué el brazo alcanzando la cálida mano del señor Kenzo. Miré a mis hermanos, me sonrieron, recuerdo que después el señor Kenzo pintó otros dos cuadros a los que también les añadió algunos detalles con ese material negro y viscoso, que más tarde descubrí que se trataba del Kuzgún. Pensé que cualquiera con un poco de Kuzgún podría dar vida a sus obras, pero el señor Kenzo me explicó que sólo él podía hacerlo, que era su habilidad.

Día 36
Hoy el señor Kenzo nos dijo que él, junto a otros dos hombres, Ivo y Yamil, descubrieron el Kuzgún. Aún no nos ha dicho cómo lo descubrió ni cómo y de dónde se extrae, pero confío en que nos lo diga pronto…

Día 50
Hoy ha entrado un extraño en el castillo, no sé quién era, pero no me daba buena espina. Nos miró fijamente, por un momento pensé que se había dado cuenta de que no éramos simples cuadros, pero entonces se giró y se dirigió a la habitación del señor Kenzo. No sé lo que pasó entonces, pero se escuchó una fuerte discusión, unos minutos más tarde el extrañó salió con una piedra verde en la mano.

Día 57
El señor Kenzo ha estado más distante desde el día en el que aquel extraño entró en casa…

Día 73
Hoy hemos descubierto una cosa, no podemos salir de la mansión, si lo intentamos, algo tira de nosotros hacia los cuadros. Pregunté al señor Kenzo la razón por la que no podíamos salir, a lo que este respondió que sus poderes con el Kuzgún tienen sus limitaciones… Cada vez que observo el exterior me entran ganas de salir y empezar a explorar lo desconocido.

Día 93
El señor Kenzo ha enfermado, ojalá pudiera salir de esta mansión para buscar una cura…

Día 108
Hoy, consciente de que su muerte se acercaba, el señor Kenzo nos ha dicho todo lo que nos había ocultado. Entre todo lo que nos ha contado, lo que más me ha llamado la atención es que el Kuzgún en realidad es….”

 -¿No sabes que es de mala educación leer los diarios de otros?

----------------------------------------------------------------------------------
Bueno, y aquí os dejo el siguiente capítulo. ¿Se nota mucho que me gusta dejaros a medias?
Espero que os guste.