2 oct. 2011

Kuzguners Capítulo 7

Cuando no se puede asegurar que algo es real, es mejor ser desconfiado.
CAPÍTULO 7 – JUGUEMOS

Entre la oscuridad de la siguiente habitación pude distinguir una silueta. ¿Podría ser…?

-         ¿Crow? ¿Eres tú?
-         ¡Error!

Las luces se encendieron y el que antes era Crow ahora era un hombre pelirrojo con una sonrisa que no daba demasiada confianza.

-         Las niñas buenas no entran en las casas ajenas sin invitación.
-         Ya, y las casas abandonadas suelen estar vacías.
-         Oh, nos salió contestona la niña.
-         Deja de llamarme niña.
-         Entonces dime tu nombre.
-         Kasumi.
-         Un nombre vulgar para una niña vulgar.
-         ¡Deja de llamarme niña! ¡Y no soy vulgar!
-         Oh, la niña se enfada.
-         Idiota…
-         No hables así niña.
-         No me llames niña y dime tu nombre.
-         ¿Qué se dice?
-         No hablarás en serio.
-         Con esos modales no irás a ninguna parte, niña.
-         Está bien… maldito idiota…
-         ¿Qué has dicho?
-         Que si me puedes decir tu nombre, POR FAVOR.
-         Mucho mejor, a que no ha costado tanto.
-         ¡Que me lo digas!
-         Vale, vale, qué niña tan impaciente… soy Loki.
-        
-         Buscas a un tal Crow, ¿verdad?
-         Sí, ¿lo has visto?
-         Solo te lo diré si juegas conmigo.
-         Mpf, ¿quién es el niño ahora?
-         ¿Juegas o no?
-         Si no hay más remedio… ¿qué tengo que hacer?

Loki volvió a sonreír se dio la vuelta y cogió algo de un cajón.

-         Juguemos.

-------------------------------------------------------------------------------------
¡Cuánto tiempo! Siento haber tardado tanto en escribir este capítulo, pero el grifo de la inspiración se me había acabado y tal. Este capítulo lo he hecho un poco más corto ya que la siguiente parte me va a costar describirla y creo que va a ser bastante larga. Y ya sé que es raro que haya tanto diálogo en Kuzguners, pero o era esto o nada. 

Y como llevo mucho tiempo sin actualizar he decidido hacer un mini resumen para que no os tengáis que leer todo de nuevo:

Kasumi pertenece a una organización llamada Kuzguners cuyos miembros obtienen habilidades sobrehumanas gracias a un líquido negro llamado Kuzgún. Cuando inyectan el Kuzgún a Kasumi, ella se empieza a encontrar mal y el Kuzgún intenta salir de su cuerpo.

Unos meses más tarde a Kasumi le dan su primera misión, que deberá realizar junto a su mentor, Crow. La misión consiste en investigar una mansión abandonada.

Nada más entrar ven unos cuadros extraños y poco después Crow desaparece. Kasumi va de habitación en habitación buscando a Crow, pero los personajes de los cuadros han cobrado vida e intentan detenerla. El primero saltó por la ventana y la segunda, Artemisa, fue derrotada por Kasumi y ambos volvieron a sus respectivos cuadros.

Ale, eso es todo por hoy.

PD: sigo sin encontrar el siguiente capítulo de Frozen Fire y no me gusta demasiado como estoy llevando la historia, así que me he planteado borrarlo. En la barra lateral he puesto una encuesta, votad.

26 mar. 2011

Kuzguners Capítulo 6

En momentos de vida o muerte nadie puede juzgarnos por nuestros actos.
CAPÍTULO 6 – MATA O MUERE

Al principio tuve que pensarme si seguirla o no, al fin y al cabo ni siquiera sabía qué me esperaba al otro lado de la puerta. Por otra parte, no podía quedarme allí eternamente.

Al final decidí seguir adelante. En la siguiente sala no había nada en el suelo, sin embargo, las paredes estaban cubiertas por armas. Era una habitación bastante amplia, parecía una sala de entrenamiento o algo así. Artemisa estaba esperándome.
 -Escoge un arma –dijo con ese tono de militar que me estaba empezando a cansar.
 -¿Cómo dices?
 -La pelea no sería justa si sólo yo tengo armas.

No cabía en mi asombro, cualquier enemigo habría aprovechado para matarme, pero ella no, ella quería ganar una pelea de iguales. Por un momento empecé a admirar a aquella joven, luego recordé que no era humana y que quería matarme.

Recorrí toda la sala con la mirada, hasta que encontré un par de katares, mis armas favoritas. Los empuñé y observé mi reflejo en las cuchillas, estaban totalmente limpias y afiladas.

Escuché un ruido que me hizo mirar hacia atrás. Era la oportunidad perfecta para que mi rival me diese un puñetazo, y así lo hizo, los guantes de hierro se hundieron en mi estómago lanzándome al otro lado de la habitación. Al chocar contra la pared se me cayeron los katares, estaba anonadada, ¿dónde estaba el juego limpio del que antes presumía? Me levanté como pude, nada más recuperar el equilibrio otro puñetazo me empujó contra la pared. “Concéntrate”. La voz de Crow resonaba en mi cabeza. “Mirada fija en el oponente, adelántate a sus movimientos”. Me di cuenta de que para lo poco que hablaba Crow, merecía la pena escucharle.

Recordar los entrenamientos me ayudó para devolver el golpe, un puñetazo directo a la mandíbula hizo que mi oponente perdiera el equilibrio. Me agaché y cogí los catares, salté y la hice una herida en la mejilla, nada grave. "Mata o muere" una voz desconocida sonó en mi mente, ¿quién era? Me quedé un rato quieta, sorprendida. Tiempo suficiente para recibir otro puñetazo, esta vez en la cara. Caí al suelo, ella impidió que me levantase poniendo un pie sobre mi pecho.

-Si te he traído aquí es porque pensaba que eras más fuerte, pero ya veo que me equivoqué, –hizo una breve pausa –tranquila, te mataré tan rápido que ni te enterarás.

Transformó sus guantes en una espada, la elevó y justo cuando el filo iba a atravesarme la cabeza, el ojo del cuervo de mi colgante empezó a brillar creando un escudo verde que rompió la hoja de la espada. Artemisa dio un paso atrás incrédula. "Mata o muere". La voz volvió a sonar dentro de mi cabeza, y esta vez la hice caso. Me levanté de un salto, agarré uno de los katares con fuerza y de un movimiento le corté la cabeza. Antes de caer al suelo, se transformó en óleo y volvió a su cuadro.


Decidí descansar unos segundos antes de adentrarme en la siguiente habitación.

-Bienvenida –dijo una voz nada más abrir la habitación –te estaba esperando.

-------------------------------------------------------------------------------------
Siento haber estado tanto tiempo sin publicar, pero estoy sin ordenador y, hasta ahora, también estaba sin inspiración. Como adelanto os diré que ya sólo quedan tres habitaciones.
Nos leemos!

17 feb. 2011

La lucha final


Hoy es mi última pelea, se lo prometí. Ella se preocupa mucho por mi, por eso la dije que no volvería a luchar.

Camino hacia el ring, ella me observa desde las gradas. Nos miramos durante un segundo, luego sigo mi camino. Mi oponente me dobla en tamaño, pero no es la primera vez que me enfrento a alguien así. El público quiere ver sangre, pero no voy a ser yo el que pierda.

La pelea está durando demasiado, pero no la doy por perdida. Mi contrincante aparta la mirada un segundo, es mi oportunidad. De un golpe hago que pierda el equilibrio, de otro le inmovilizo. He ganado.

El público enloquece, mi niña sonríe. Gané, por poco pero lo hice, una ola de ovaciones me envuelve, celebro la victoria con mis seguidores. Todo va bien.

Se hace el silencio, ella se asusta, alguien está detrás de mí. Antes de poder reaccionar ya me ha derribado. Él sigue golpeándome, todos están asustados. Ella está llorando...

La sangre... fue entonces cuando lo comprendí, él no había venido a ganar o perder, había venido a matarme.

 -------------------------------------------------------------------------------------
Bueno, este es el primer relato corto decente que hago (a excepción de los que me obligan a escribir en clase), le hice para ver si me desbloqueaba con Kuzguners y Frozen Fire, pero parece que no ha funcionado...

PD: No voy a poder conectarme durante mucho tiempo (o eso creo), espero que en mi ausencia no se quede esto abandonado jeje.