28 ago. 2012

Kuzguners Capítulo 11 (Final)


“El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla.”
Manuel Vicent

CAPÍTULO 11 – LA DESPEDIDA

Si estás leyendo esto supongo que mi final ya ha llegado. Sabías que este día llegaría, lo sabías mejor que nadie. Desde el preciso momento en el que me inyecté el Kuzgún sabías cuántos días me quedaban. Por eso te escribo esta carta, para que sepas que no te guardo rencor.

Espero que te haya gustado ver mi primera “misión” desde mi punto de vista. Las cosas cambiaron mucho desde aquel día, ¿verdad? Yo también he cambiado mucho, ya no soy tan ingenua, ya conozco toda la historia.

El Kuzgún, un líquido negro y viscoso que se inyecta directamente en la sangre para obtener ciertas habilidades. Eso es lo que les dicen a los novatos, lo que me dijeron a mí. Lo que nadie sabía, nadie excepto tú, es que el Kuzgún, como bien dijo Artemisa en su diario, es el camino más doloroso hacia la muerte.

El efecto empieza cuando te lo inyectan, ahí empieza la carrera contrarreloj, si eres valiente, lo asimilas, si no, mueres. Si lo asimilas te otorgará un gran poder, pero al mismo tiempo irá sustituyendo poco a poco la sangre de tu organismo. El proceso es tan lento como doloroso, sobre todo en las últimas fases. El oxígeno empieza a faltar, pierdes el control de tu cuerpo, sientes cómo tu vida se desvanece día tras día, hasta que finalmente mueres.

Pero esto último a ti no te pasará, ¿no es así? Sabía que a parte de poder volar, podías controlar el tiempo, pero no sabía lo que esto implicaba. Eres inmortal, tu tiempo biológico se paró hace años, y por eso el Kuzgún no puede matarte, la sangre ya no corre por tus venas.

Fuiste uno de los que descubrieron el Kuzgún, y también de los que más investigaron. Entonces, si sabías lo que podía pasar, ¿por qué no avisaste a nadie? ¿por qué dejaste que toda esa gente muriese? Me gustaría saber la razón, la razón por la que no evitaste mi muerte. Pero ya es tarde para los dos.

Pese a todo, no te guardo rencor, ni me arrepiento de nada. Fuiste un gran mentor, Crow. ¿O debería decir Yamil?

Kasumi


--------------------------------------------------------------
Bueno, esto se terminó. Francamente no me ha gustado demasiado el capítulo final y sé que hay cosas que debería haber explicado mejor.

Por otra parte, he releído todos los capítulos y quizás sea cosa mía, pero creo que he mejorado bastante. Y, al fin y al cabo, ese era el objetivo al escribir esta historia.

4 comentarios: