20 ago. 2010

Kuzguners Capítulo 3

Es más fácil el camino cuando vas al infierno…
CAPÍTULO 3 – OBRAS DE ARTE
El ruido de la puerta al abrirse hizo que un escalofrío recorriera mi espalda. Algo no iba bien. La entrada era enorme, pero estaba vacía, lo único que había eran unos cuadros que estaban tapados con unas telas, me dirigí hacia la que estaba en frente subiendo las escaleras, lo destapé y lo primero que vi fue esa sonrisa malévola y esos ojos de loca que hicieron que se me quitasen las ganas de seguir destapando cuadros. En la imagen se veía una mujer de pelo azul y ojos rojos llena de sangre con una guadaña en una mano y una cabeza en la otra.

Intenté olvidar la imagen y me di la vuelta. Crow había desaparecido. Fui hacia la habitación de la derecha, otra habitación vacía, crucé otra puerta más, y nada. Tras atravesar unas treinta habitaciones, miré a la izquierda y no me pude creer lo que vi, la sala de los cuadros estaba ahí, no había avanzado nada. Me dirigí hacia la habitación que estaba al otro lado de la de los cuadros. Otra habitación vacía… miré a través de una de las ventanas y comprobé que el coche de Crow estaba ahí, por lo que él tenía que seguir en la mansión. Me di la vuelta y me encontré con un tío un tanto raro, estaba muy pálido, parecía como si estuviera muerto.
- Bienvenida forastera, ¿qué le trae a este lugar? – preguntó el extraño sujeto.
- Vengo del pabellón Kisa, nos han informado de que estaban pasando sucesos extraños en esta mansión.
- ¿Qué clase de sucesos, Kasumi?
- Pues… espera, ¿cómo sabes mi nombre?
- Verás… es que yo lo sé todo… y tú no sabes nada…
- ¿A qué te refieres?
- ¡Nunca lo sabrás!
Se abalanzó sobre mí, cerré los ojos instintivamente, y al abrirlos él seguía ahí, flotando en el aire, sin moverse, esto debía de ser obra de Crow, ¿dónde estaba? Por más que lo buscaba con la mirada no lo encontraba.

¡Crash! El ruido de un cristal rompiéndose en mil pedazos resonó en toda la habitación, el hombre atravesó la ventana, pero antes de llegar al suelo se transformó en óleo y se metió en uno de los cuadros. Me acerqué y vi que en la pintura se veía al chico con pintas de muerto. Destapé los otros cuadros pero no había nada, ni siquiera en el del centro, pero yo recordaba perfectamente que antes había una chica ahí.

Estuve un rato parada, pensando. “Tú no sabes nada…” esas palabras resonaban en mi cabeza. Era cierto, yo no sabía nada, me había metido en todo esto sin saber nada…

Decidí seguir buscando a Crow, fui a la siguiente habitación, esta no estaba vacía, lo cual era una sorpresa. Era como la típica biblioteca de las casas de los ricachones que piensas que solo la podrás ver en la tele. Miré en las estanterías y vi un diario, era bastante viejo y le faltaban muchas páginas y había partes que no se podían leer, aun así lo abrí por la primera página y me dispuse a leer.

----------------------------------------------------------------------------------
Bueno, hoy me toca a mi actualizar, esta misión va a ser un tanto larga. Lo que más me ha costado ha sido buscar una buena frase para el principio, las de los otros dos capítulos me las inventé, pero esta vez la he sacado de twitter. En fin, no tengo más información inútil que daros.