26 ago. 2012

Warlord Legacy: Prólogo y Cap 1


Prólogo

Korin, un chico recientemente adulto que vive en Agnis Rock, un pueblo montañoso cerca del pico con el mismo nombre. Esta persona tiene unas características destacables de un felino: (orejas, cola larga y espesa…) hasta que un cierto día un único hecho cambiará drásticamente su destino.

Cap 1:Un nuevo comienzo

Korin, como cada día, se disponía a realizar los recados de los habitantes del pueblo a cambio de algo que le interesase. La trama comienza en el pequeño pueblo de Agnis Rock en el momento en el un paisano le pide un favor a Korin:
·         Korin, ¿podrías ayudarme con una cosa?-
·         ¿Qué cosa?.-
·         Necesito madera, 20 tocones para ser exacto, ¿podrías talarlos por mi?.-
·         ¿Es algún tipo de castigo impuesto por el pueblo?-
·         Si…-

-…en fin… Me debes una cena…-

·         Está bien, me has salvado.-
Korin se disponía a descender la montaña para talar algún árbol de la ladera. La pura brisa de la montaña acariciaba el rostro de Korin mientras descendía las grisáceas montañas de Agnis Rock. Tras llegar al bosque caducifolio, Korin sacó el hacha de leñador que enía para el recado. Se trataba de un hacha pequeña de hierro con una ligera capa de óxido y un mango de madera resistente y de un color oscuro.
·         Creo que este árbol sería perfecto para las necesidades del pueblo.-
Korin comenzó a talar el árbol, a medida que talaba el árbol, se daba cuenta de que en Agnis Rock, la gente se estaba aprovechando de él para hacer las cosas que a ellos no les agradaban mucho o no querían hacer. Cogió los tocones de madera y decidió volver al pueblo. De camino al pueblo, Korin encontró una gruta en la montaña que nunca antes había visto:
·         ¿ Y esto? No recuerdo que hubiese aquí una cueva… mmm… No tengo antorchas podría probar con una de las ramas del árbol.-
Korin buscó una de las ramas secas del suelo y cuando encontró una rama volvió a la cueva:
·         Intentaré hacer una antorcha.-
Korin comenzó a rascar su hacha con una roca hasta que salieron chispas y una de ellas toco las ramas. Estas prendieron e hizo una antorcha:
·         Bien, con esto podré iluminar la cueva.-
A medida que avanzaba por la cueva, la entrada era abrupta y natural. A medida que caminaba las cuevas comenzaban a estar trabajadas a mano con un acabado de tumba y los pedestales para antorchas comenzaban a aparecer. Korin se limitó a prender las antorchas que arrojaron luz sobre las paredes talladas en piedra que mostraban una historia:
-(Pasa la mano por encima de la talla)¿Qué es esto? Parece la representación de una batalla…Es muy confuso.-
En la pared se podían distinguir dos bandos claramente diferenciados, con sus estandartes (uno de ellos tenía un símbolo parecido al signo astral de Saturno y el otro era más extraño y  nunca viera nada semejante Korin, un circulo en el centro del estandarte marcado con unas llamas tribales rodeando el circulo )y sus formaciones bien definidas pero a Korin le llamaba la atención más otra cosa: En la talla había un grupo reducido de personas que estaban rodeadas de un halo luminoso y cada una de ellas poseía una arma distinta:
·         Qué es eso… ¿Rayos Solares? …¿O quizá son héroes de la época? Pero en el caso de que fueran héroes ¿por qué representar el halo luminoso? ...esto es muy confuso…-
Korin siguió adelante en la cueva hasta que el camino se bifurcó en dos direcciones opuestas y otra talla en la que se mostraba una especie de divinidad en una posición juzgadora, castigadora y con una mirada fulminadora:
·         Esta divinidad…¿Qué camino cojo? Quizá la pared tenga alguna pista que me diga que camino  debo escoger (Buscando por el mural)-
Accidentalmente, Korin presionó la mano de la divinidad y acto seguido un fuerte y sordo ruido se oyó. A continuación se desplomó una pared de madera detrás de él impidiéndole la salida a Korin:
·         Buff…Probaré con la otra mano.-
En este caso, las dos salidas se colapsaron y dos placas con pinchos avanzaban lentamente en sentidos opuestos, hacia Korin:
·         Mierda…Esto no se frena (palpando el muro)…¡ESTO NO SE PARA!-
Al presionar los ojos de la divinidad, la pared se giró con Korin incluido que quedó a medio giro atascado con los pinchos.
·         Buff, por los pelos. En aquella época NADIE  se le ocurriría tocar los ojos a una divinidad.-
Korin siguió avanzando por un camino ancho sin iluminar hasta que llegó un momento en el que se abrió ante él una cueva cuyas paredes estaban recubiertas de un cristal aguamarina brillando con un tono tenue, un lago en el fondo, un pasillo y una plataforma en el medio de roca. Korin estaba impresionado de lo que estaba contemplando, nunca había visto una cueva así. Decidió avanzar hacia el centro de la cueva donde estaba la plataforma para observar lo que allí había hasta que una voz en off se escuchó:
-… ¿Cuales son tus propósitos aquí…extranjero?...-
-Ninguno…tan solo venía a observar.-
·         Ja…No me hagas reír extranjero, ninguna persona viene a Sjonver a pasear…Probablemente vengáis a por la espada.-
·         ¿Qué espada?...Pueden ser…¿las armas de los héroes?-
-…-
·         ¡CONTESTAME!-
-…Demuéstreme…Que es merecedor de esta espada…con un pacto de sangre.-
Korin no sabía si confiar en él, tampoco quería una espada pero aceptó la propuesta de la voz misteriosa. En el centro de la cueva comenzó a alzarse del suelo un pedestal con una especie de dispositivo a su lado. Korin sabía que no tenía elección y se cortó en la palma de la mano y apretó el puño encima del dispositivo para iniciarlo.
·         No puede ser…la sangre de los antiguos…¿Cómo puede ser?...es materialmente imposible que uno de los antiguos siga vivo a estas alturas.-
·         Espera, ¿Qué es eso de los…?.-
·         Te concedo la espada aquí guardada en Sjonver. Acabas de comenzar una guerra que no parece tener fin.-
·         ¡Espera!-
Una roca cayó del techo detrás de Korin y se despedazó en múltiples cachos y en el centro quedó expuesta una espada delgada de 1 mano, de color oscuro, por el paso del tiempo, se liberó tras la destrucción de la roca.
·         ¿Quien son los antiguos?-
En el suelo se encontraba la espada que había liberado previamente y un dispositivo con forma de burbuja que parecía no funcionar.-
-(recogiendo la brújula) ¿qué es esto? ¿Una brújula? … oh…parece estar rota.-
Acto seguido recogió la espada oxidada y observó que tenía unas runas grabadas en la hoja del arma:
·         Supongo que esto es inevitable,… en fin… tendré que afilarla y repararla.-
·         ¡Detente!!! -
Una voz resonó en su cabeza y Korin soltó la espada con la reacción:
·         Esa espada es como un reflejo de tu alma, a medida que obtengas una buena relación con ella más se expandirá tu poder, todo dentro de un límite de cada persona claro.-
-(coge la espada) … je ¿una espada con sentimientos?-
Repentinamente, la espada provocó una leve descarga hacia su brazo que hizo que Korin gritara de dolor:
·         Ha respondido a tu precario insulto. Te deseo lo mejor en tu aventura.-
La voz no se volvió a escuchar y Korin, confuso, recogió la espada y salió de la cueva para volver a Agnis Rock. La trampa anteriormente superada estaba ahora atascada y la pared corrediza esta ahora en el suelo fragmentada.
Al salir de la cueva korin se dio la vuelta y la entrada había desaparecido. No sabía en que se estaba metiendo. ¿Quiénes eran los antiguos? ¿Cuál es el propósito de esta aventura? . Korin decidió antes de marcharse forjarse una parte de una armadura simple.

4 comentarios: